Tu gato esta sucio ¡¡necesita bañarse!!!


Las personas consideran que es necesario bañar al gato al igual que a un perro, pero la verdad es que los gatos no necesitan ser bañados, ya que ellos son por naturaleza muy limpios. De todos modos, eso no quita que podamos hacerlo una vez al mes, especialmente si:

El gato tiene pelo largo
• Cuando la piel del gato está demasiado sucia y el no puede asearse por completo (como grasa, pintura, etc)

• El gato tiene tiña o parásitos
• El gato tiene alergias
• Hace mucho calor y ha sufrido “golpes de calor”

Si se lo acostumbra de pequeño a bañarlo (entre 2 y 3 meses y ya con sus vacunas) será algo normal para el, suele ser una actividad que refuerza la relación entre el gatito y su dueño, pero la situación cambia cuando se trata de un gato adulto que jamás pasó por esta experiencia.

En caso de bañarlo se debe preparar: agua tibia (no puede ser demasiado caliente o fría), toalla al fondo para que pueda clavar las uñas y otra toalla para secarlo al salir, champú diseñado para gatos, también hay cremas de enjuague muy buenas. Es conveniente hablar suavemente y acariciar al gato durante todo el procedimiento del baño con el fin de disminuir su ansiedad.

Se puede pedir ayuda a alguien de la familia, ya que hay gatos que pueden quedar muy nerviosos y/o agresivos al pasar por esta experiencia. Lo mejor es introducir al gato cuando la tina esté llena y tener otros recipientes con agua tibia para enjuagarle el champú. En caso de no tener tina, se puede usar un grifo portable (regueritos o lluvieros, se llaman diferente según el país).

Empezamos mojando al gato con nuestra mano de forma suave, evitando la cabeza, los oídos, los ojos y la nariz. Cuando el gato esté bien húmedo aplicamos el champú para gatos. Luego se enjuaga bien el pelaje cuidando que no quede champú o crema y secamos al gato con una toalla todo lo posible, inmediatamente utilizamos un secador de aire a temperatura media y manteniendo unos 6 centímetros del gato, para evitar quemarlo.

El primer baño del gato por lo general es el peor, porque el gato no sabe lo que le está sucediendo y uno tampoco sabe que reacción tendrá el felino. Algunos gatos (como el mío) disfrutan los baños y no hacen problema al ducharse, pero la gran mayoría no reacciona de esa forma, así que todo este proceso debe ser con el mayor de los cuidados para lograr que sea una experiencia poco traumatizante para el.

Como consejo a las personas, mientras bañamos al gato lo mejor es no acercarle nuestra cara para evitar rasguños peligrosos, hasta que no se sepa que reacción tendrá el gato, hay que actuar con cautela.

Nota: http://www.gatosdomesticos.com